Sergio Montoro se refiere a un artículo sobre cómo los grandes laboratorios de I+D corporativos están desapareciendo para dar paso a redes de investigación y desarrollo. Y todo porque parece que se han publicado un par de articulos en revistas «serias».
Realmente no es ninguna novedad en absoluto. Chesbrough ya viene hablando de innovación abierta al menos desde 2003 y por otro lado no es nada más que la observación de la pura realidad de cómo funcionan los mecanismos de I+D de empresas de éxito como Nike, Intel, Cisco, etc.

Lo que supondría realmente algo nuevo es concebir cuál es la siguiente manera de realizar la I+D, cómo superar las trabas que por su propia naturaleza tienen las sociedades anónimas, las propias de las pequeñas y medianas organizaciones y de cómo socializar el potencial de igualdad de la Sociedad de la Información. A eso es a lo que llamo, a falta de un nombre mejor, hiperinnovación.