2018 y la decepción

Cosas que pasan. Estás haciendo limpieza en tus carpetas para eliminar morrallas y archivar contenidos y encuentro el borrador de una entrada para mi blog que se quedó olvidada de publicar. Está fechada exactamente el 9 de marzo de 2014:

Un mes de marzo caliente en Almería

HackLab Almería

Menudo mes de marzo en Almería. Empezamos en febrero con las X Jornadas SLCENT del IES Al-Ándalus. Luego las Jornadas de Informática de la Universidad de Almería con más de diez conferencias. Hoy ha sido el torneo provincial de la First Lego League y han competido 14 equipos de la provincia. Y entre los eventos por llegar: el siguiente encuentro del Taller de Hardware Abierto, ElHackatón, el próximo BetaBeers y, tachán, el Día Arduino+Seminario Impresoras 3D. ¡Qué barbaridad!

Es una oportunidad para reflexionar: ¿es una casualidad anómala, aun cuando feliz? Hasta ahora en estas tierras no hemos estado muy acostumbrados a tanto movimiento. El caso es que sólo con una base social de gran preparación y la afortunada existencia de algunas personas con iniciativa se puede hacer visible el esfuerzo de gente con la motivación suficiente de usar su ocio para aprender y crecer en conocimiento y experiencia. Hay base, sólo hay que hacerla valer.

En cambio, hoy no puedo estar más desmoralizado al respecto. No me apetece entrar en las razones. Simplemente me ha apetecido reflejar el choque emocional del descubrimiento.