No paramos con las novedades. Ahora es la Amenaza de un nuevo dispositivo para leer libros electrónicos: Kindle. Amazon Kindle

Algunos datos técnicos en Engadget, todo un video reportaje en Gizmodo y un peazo reportaje en Newsweek. El trasto usa la pantalla e-ink del OLPC y, sorpresa, incluye una conexión inalámbrica de alta velocidad EV-DO.

No sé qué opinar exactamente del aparato a priori. Supondré que si se meten en este berenjenal será porque el proyecto estará debidamente pensado por lo menos para que la usabilidad sea viable. Tampoco sé qué pensar de los «libros electrónicos» porque en general me han parecido un timo de la industria editorial: lo más parecido que he podido encontrar a un e-book más o menos práctico es el PDF o los CHM que abundan por ciertas redes de iguales. Ni siquiera estoy seguro de que el e-book tenga futuro a medio plazo en un mundo donde la web ya es algo obvio. Más interesante puede ser el dispositivo en sí, especialmente si es abierto, en un ecosistema diverso de dispositivos de e/s para el usuario. El detalle de la banda ancha es completamente espectacular para un dispositivo así. Aunque viéndolo de otra manera, lo más razonable para el usuario probablemente hubiera sido un dispositivo de acceso a la red de área personal, la cual usase indistintamente al teléfono o al pecé como pasarela hacia el mundo.

Como diría mi amigo Francisco: un ejercicio fantástico para llevar a las tablas de arcilla de los sumerios al siglo XXI, pero ya no es suficiente.