Por esas carambolas de la vida un día te encuentras que alguien ha querido traducir tu blog a rumano. Alexander Ovsov se ha tomado la molestia de elegir y traducir el modesto blog de quien suscribe: Jurnalul de Ismael Olea.

Gracias Alexander :-)