Aprovecho para plagiar las reglas de comportamiento del blog de Miguel y esbozar las mías sobre cómo espero que los lectores participen con sus comentarios... si es que hay alguno:

  • la regla de oro: si deseas escribir algo en mi blog esperaré la misma cortesía que si estuvieras invitado a charlar en mi casa;
  • admito y aún solicito crítica constructiva, aunque escueza, sólo ruego mantener las formas;
  • no admitiré insultos ni sandeces, eso lo haces en tu casa, acá los borraré;
  • si vienes a trolear me reservaré el derecho a eliminar tus comentarios.

La aplicación de estas reglas está condicionada a mi criterio subjetivo. Qué le vamos a hacer si no soy Mr. Spock. Es lo que hay.

Gracias a dios no faltan sitios en Internet donde abusar del derecho a la libertad de expresión.