Le escribía un mensaje a un amiguete y, contando con que falta algo de contexto, he pensado que es aprovechable:

«La web 3.0 digamos que es la 2.0 + web semántica.

»Sobre a por qué tanta «web» y no otra cosa, pues es muy fácil explicarlo: es la conveniencia comercial de atrapar (y explotar) a los clientes. Yo creo que o surge una tendencia alternativa de servicios que favorezcan el p2p (en sentido de relaciones entre personas) con la masa critica suficiente o la tendencia va a permanecer clara. Y no basta con el requisito imprescindible de que la plataforma «local» (el interfaz de usuario de la S.I.) sea emancipador, son precisos también servicios que favorezcan los efectos de red.

»En ese sentido la web semántica podría resolver algunos problemas técnicos bastante interesantes. Pero ser o no semántico no es imprescindible, aunque a los académicos les guste pensarlo por verse con alguna posibilidad de trascender socialmente.

»Sobre el un ambiente modelado de objetos en red... pues es bien complicado dado que hasta ahora sido imposible confluir a una plataforma de componentes de uso suficientemente amplio y multiplataforma. La buena noticia es que una posible implementación puede estar a tiro a través de:

  • un mecanismo de aplicaciones ligeras y descargables, en el sentido de Moonlight/Silverlight y todas las similares pero corriendo sobre y con el escritorio; un ejemplo memorable pueden ser las extensiones de Facebook, con la diferencia de que estas corren solamente sobre el servidor y no sobre el cliente, para no dar la oportunidad al cliente de usar la app con otro proveedor;
  • los mecanismos de interoperabilidad e inferencia de la web semántica, que permiten a unas arquitecturas de componentes interoperar transparentemente con otras, y por ende, «commoditizar» las arquitecturas.

»Con todo, cada vez estoy mas convencido de que la clave está en lo imperioso de emancipar al usuario de todos esos servicios agregadores que con la excusa del «crowdsourcing» realmente practican crowsourcing. Creo que se puede interpretar sencillamente como desarrollar el principio de autonomía, que lo llaman en usabilidad