Mi amigo Édgar Becerra me pasa una bonita referencia del extraordinario consumo energético global ejercido por la especie humana. Consumimos aproximadamente el 40% de la energía fijada por las plantas en las áreas continentales. Una única especie. La nuestra. Ahora sólo imaginemos si equiparáramos al alza los niveles de vida de todos los seres humanos...