Un investigador malagueño patenta un proceso para producir biodiesel... ¡a partir de larvas de mosca! Pero eso no es todo. En dicho proceso el tipo:
  • recicla aguas fecales y las transforma en compost apto para abonar cultivos
  • del 37% de la masa de las larvas obtenidas consigue la grasa para el biodiesel
  • y un 45% del resto, proteínas, sirve de alimento para peces
. Y para más cachondeíto el tipo se ha montado el prototipo en su propia finca.

Uno, que tiene sus propios sentido y sensibilidad estéticos, no puede decir menos que «Manuel Luque, ¡ole tus huevos!».

PD: Enésimo mandamiento de la vernacularización energética: «de la miseria de tus moscas obtendrás tu energía».