Ayer empecé a ver con mi amigo Fabio el rollo de los ECM. El candidato trivial por ahora es Alfresco. Está interesantillo aunque, manteniendo mi postura de siempre, odio que estas aplicaciones de trabajo en grupo dependan exclusivamente de interfaz web. Algo que me llamó poderosamente la atención sobre esta herramienta es que está diseñada por un fundador de Documentum, adquirida por ese gigante tan silencioso como es EMC.

Al parecer, los ECM (Enterprise Content Managment) son el súmmum en gestión de contenidos, en la estela de Interwoven, Vignette, Livelink y se supone que Sharepoint.

Una buena noticia de Alfresco es que al menos en la demo disponible en su web funciona con aparente perfección el acceso vía webdav, ya disponible en cualquier escritorio decente.

Las malas noticias son la complejidad de su puesta en marcha especialmente para los que ignoramos toda la parafernalia de las aplicaciones java en servidor. Otro punto que me extraña es la fijación en muchos proyectos por usar MySQL en lugar de Postgresql. Nunca he sido un experto en bases de datos pero al menos desde 1999 no cabe ninguna duda de que es la opción más potente y por ende la que debería convertirse en referencia indiscutible de «solución corporativa» abierta.

PD: Si algún animoso lector ha instalado Alfresco en Fedora, o mejor aún, tiene paquetes RPM, que avise, por favor.